¿Cómo estudias la Biblia? Aquí hay cinco pasos…

Persona de pie en la calle de la ciudad

Este año, muchos tuvimos que adaptarnos a una “nueva rutina” que no se siente normal. Los ajustes súbitos de la vida como este afectan negativamente la salud mental y causan fatiga crónica y agotamiento.

Aún en medio de esto, Dios nos llama a ir a Él, con la promesa de darnos descanso. Una forma de acercarnos a Dios es pasar tiempo en Su Palabra, pero ¿cómo hacer que el tiempo con Dios sea un hábito diario? Y luego, ¿cómo se cierra la brecha entre conocer las Escrituras y vivirlas cada día?

Cinco pasos claves que te ayudarán a pausar, descansar y estudiar la Biblia cada día, incluso cuando te sientes abrumado.


Prepara Tu Corazón

Señor, mi corazón no es orgulloso. No desprecio a los demás. No hago grandes cosas y no puedo hacer milagros. Pero estoy en calma y tranquilo… Estoy en paz, como un bebé con su madre.

Salmo 131:1-2

Inicia tu tiempo de quietud leyendo este Salmo, y luego escribe tus inquietudes y problemas. Imagina poner en una caja todo lo que está compitiendo por tu atención, luego entrega esa caja a Dios. (Es posible que debas repetir este proceso varias veces antes de sentirte listo para el siguiente paso.)

Pídele a Dios que te hable

Antes de sumergirte en tu estudio bíblico diario, pídele a Dios que te ayude a entender Su Palabra y cómo aplicarla adecuadamente a tu vida. Él promete darnos Su sabiduría cuando se la pedimos.

Oración por Sabiduría:

Dios, tranquiliza mi mente para poder escucharte claramente. QuieroTu sabiduría mientras estudio este pasaje, para reconocer la verdad bíblica y aplicarla a mi vida. Señor, ayúdame a verte claramente en Tu Palabra. Amén.

Guarda esta oración en tu Biblia

Analiza el pasaje

¿Cuándo fue escrito el pasaje? ¿Quién era la audiencia prevista? ¿Cuál es el tema principal? ¿Hay palabras y frases repetitivas (si es así, ¿por qué?)? ¿Qué te muestra el pasaje sobre el carácter de Dios?

Al comenzar el estudio bíblico, lee el pasaje varias veces, y cada vez responde a una pregunta diferente. Presta especial atención a cualquier frase o idea que te siga llamando la atención.

Resume las Escrituras

¿Qué te resonó mientras leías? Dedique varios minutos a pedirle a Dios que le muestre las verdades en Su Palabra, y luego escriba 1-3 conclusiones clave del pasaje. Esto lo ayudará a procesar y rastrear las ideas que Dios le muestra.

Practica este plan de estudio

Si quieres crecer en la fe, entonces no es suficiente simplemente estudiar la Palabra de Dios. También hay que vivirla.

Escribe dos o tres formas en las que deseas aplicar las Escrituras que estudiaste, y verifica con regularidad tu progreso. Puedes incluso poner tus metas en Oraciones en la Biblia App, ¡y fijar recordatorios para orar por ellas!


Una vez terminado tu estudio bíblico, pasa unos minutos en un reflexión silenciosa y pídele a Dios que te recuerde durante el día todo lo que aprendiste.

Incluso cuando la incertidumbre nos rodea, elegir pasar tiempo con Dios cada día nos ayuda a ver los problemas y el dolor desde Su perspectiva eterna. Y en el proceso, hallaremos descanso para nuestra alma y esperanza renovada para nuestra vida.

FacebookCompartir en Facebook

TwitterCompartir en Twitter

Correo electrónicoCompartir por correo electrónico

¡Celebra lo que Dios está haciendo!

Mujer en un campo

Se acerca una nueva época…

Lo que sea que este año haya tenido hasta ahora para ti, sabemos que Dios quiere hacer algo nuevo. Y, dado que Dios está siempre trabajando en tu vida, puedes llegar a cualquier temporada con la seguridad de que Dios terminará lo que comenzó en ti.

Tómate un momento y celebra lo que Dios ya ha hecho compartiendo una Imagen de Versículo que te ha impactado con amigos y familiares.

Compartir Imagen de Versículo

Cómo orar cuando no sabes qué orar

Mujer orando

¿Qué te detiene hablar con Dios con regularidad?

Sentirse cómodo con la oración requiere práctica. Y más aún, si queremos crecer en la fe, es importante ser capaces de tener conversaciones sinceras con Dios.

Así, que si no estás seguro acerca de qué orar…

Aquí tienes cinco ejemplos de oraciones diarias:

  1. Orar para que Dios sea conocido

“Al que puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros, ¡a él sea gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones…”

EFESIOS 3:20-21

Ejemplo:

Dios, sabemos que estás sobre todas las cosas y que por ti todas las cosas se sostienen. Hoy, glorifícate en el mundo. Que las personas que nunca te han conocido, te encuentren. Amén.

  1. Orar por el mundo

“Manténganse alerta y perseveren en oración por todos los santos”.

EFESIOS 6:18

Ejemplo:

Señor, arregla el mundo. Haz lo mejor para Tu reino y llena a Tu pueblo con compasión, fortaleza y buenas ideas para que podamos contribuir espiritualmente a nuestro mundo. Amén.

  1. Orar por tu necesidad

“No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias”.

FILIPENSES 4:6

Ejemplo:

Señor, Tú sabes lo que necesito antes que yo. Así que, dame lo que necesito hoy para poder enfocarme en ti y no en mis problemas. Y, en cuanto a las necesidades del mañana, confío en que Tú las proveerás. Amén.

  1. Orar por perdón

“Cuando estén orando, si tienen algo contra alguien, perdónenlo, para que también su Padre que está en el cielo les perdone a ustedes sus pecados”.

MARCOS 11:25

Ejemplo:

Padre, solo Tú conoces mis intenciones. Perdona a las personas que me han perjudicado, porque yo ya las perdoné. Padre, perdóname porque yo también cometí errores. Gracias por no tener en cuenta nuestros pecados. Amén.

  1. Orar por sanidad y protección

“¿Está enfermo alguno de ustedes? Haga llamar a los ancianos de la iglesia para que oren por él y lo unjan con aceite en el nombre del Señor”.

SANTIAGO 5:14

Ejemplo:

Señor, hay mucho sufrimiento en el mundo. Sana a los enfermos y restaura la vida y la paz de las almas cansadas. Protege nuestra mente y cuerpo, y danos tu fuerza para resistir la tentación y soportar las pruebas. Amén.

Estas ideas no son nuevas. Jesús las usó hace más de dos mil años al enseñar a sus discípulos a orar:

“Padre nuestro que estás en el cielo,
santificado sea tu nombre,
venga tu reino,
hágase tu voluntad en la tierra
como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan cotidiano.
Perdónanos nuestras deudas,
como también nosotros hemos perdonado a
nuestros deudores.
Y no nos dejes caer en tentación,
sino líbranos del maligno”.

MATEO 6:9-13

Para desarrollar un ritmo de oración, puedes crear una Lista de Oración en la Biblia App. Escoge algunas peticiones de esa lista y enfócate en ellas al orar. (Puedes invitar amigos a tus charlas con Dios compartiendo tus oraciones con ellos.)

En el futuro, puedes volver a esa lista y ver lo que Dios estuvo haciendo en tu vida durante ese tiempo.

Oremos

Descargue La Biblia App

FacebookCompartir en Facebook

TwitterCompartir en Twitter

Correo electrónicoCompartir por correo electrónico

¿Qué te trae esperanza?

Burbuja de charla

Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes.  1 Pedro‬ ‭3:15‬‬‬

Burbuja de charla

Todos amamos las buenas noticias.

¿Conoces el hormigueo cuando algo te genera esperanza? ¿O llena tu corazón de paz? ¿O realmente te anima? Todo el tiempo la gente nos cuenta las ideas que encuentran en nuestros Planes de la Biblia. Y cómo el Versículo del Día se ajusta exactamente a una situación actual en sus vidas.

¡Cada vez que experimentes uno de esos ¡aja! momentos, compártelo!

Ícono Compartir

Puedes compartir muchas cosas desde la Biblia App: Versículos, Imágenes de Versículos, Planes, Oraciones, Insignias, contenido devocional de los Planes. (Incluso puedes compartir la Biblia App). ¡Y es fácil! Donde veas uno de estos íconos Compartir, solo pulsa… y da a alguien más la misma sensación.

Compartir Biblia App

Tres formas de ayudar a tus hijos a adaptarse a la nueva “rutina”

Madre e hija jugando en una tableta

Padres, no hagan enojar a sus hijos, sino críenlos según la disciplina e instrucción del Señor.

Efesios 6:4

Madre e hija riendo mientras usan una tableta

Si eres como muchos padres que conocemos, que intentan hacer malabarismos cada día: comidas, escuela, tedio de los hijos. Y al mismo tiempo, preocupado por el trabajo y el futuro. Debes saber una cosa: Estamos aquí para tí.

Sin importar la edad de tus hijos, tal vez tienen muchas preguntas sobre lo que está pasando. De la noche a la mañana sus rutinas normales diarias cambiaron. Lo mejor que podemos hacer por ellos en estos momentos es establecer una nueva “rutina”

Tres formas que pueden ayudarte con tus hijos a traves del día para ajustarse a la nueva rutina diaria:

  1. Pregunta a tus hijos qué están pensando. Luego escucha.

Si dicen cosas difíciles o problemáticas, no te asustes, ni reacciones con alarma. Tus hijos necesitan un lugar seguro donde hablar y la oportunidad de expresar sus pensamientos y sentimientos en sus propias palabras.

  1. Sé el ejemplo que deseas ver en tu casa.

Cuídate espiritualmente durante este tiempo, así podrás brindarles a tus hijos el apoyo emocional que necesitan. Aquí puedes encontrar paz y aliento para ti:

  1. Ora en un horario con tus hijos.

Orar es conversar con Dios, decirle lo que piensas y sientes, pedir lo que necesitas y agradecer (incluso por pequeñas victorias). Puedes orar en cualquier momento, hacerlo juntos por la mañana, a la hora de comer y al acostarte. Es una manera fácil de incorporar algo de rutina a cada día. Aquí hay un ejemplo sencillo:

Amado Jesús, gracias por nuestra familia. Ayúdanos a amarnos, cuidarnos y ser amables. Muéstranos cómo podemos amar a nuestros vecinos y amigos. Gracias. Amén.


¡Bono! Define claramente tus días.

Si tus hijos se han guiado por un horario cuando estás en el trabajo y ellos en la escuela o la guardería, los días pueden ser no muy claros cuando todos están en casa. Darle a cada día su propio tema puede ayudarte a formar una rutina, una estructura. Aquí algunos ejemplos:

  • Martes de Tacos: ¿No tienes los ingredientes? Has sándwich, estilo taco, doblados por la mitad.

  • Miércoles Loco: Usa medias que no coincidan. Escribe “receta” en Google, con una lista de todos los ingredientes que tengas, y prepárenla juntos.

  • Viernes Divertido: Jueguen juntos. Sean tontos. Hagan bromas. Vean películas o televisión. Hagan del viernes en la noche la Noche de Juegos Familiares.

  • Domingo Especial: Adoren a Dios. Vean un servicio religioso en línea. (Ahora, muchas iglesias tienen programación en línea para tus hijos). Vean un video en la Biblia App y hablen de ello.

FacebookCompartir en Facebook

TwitterCompartir en Twitter

Correo electrónicoCompartir por correo electrónico