Cómo orar cuando no sabes qué orar

Mujer orando

¿Qué te detiene hablar con Dios con regularidad?

Sentirse cómodo con la oración requiere práctica. Y más aún, si queremos crecer en la fe, es importante ser capaces de tener conversaciones sinceras con Dios.

Así, que si no estás seguro acerca de qué orar…

Aquí tienes cinco ejemplos de oraciones diarias:

  1. Orar para que Dios sea conocido

“Al que puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros, ¡a él sea gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones…”

EFESIOS 3:20-21

Ejemplo:

Dios, sabemos que estás sobre todas las cosas y que por ti todas las cosas se sostienen. Hoy, glorifícate en el mundo. Que las personas que nunca te han conocido, te encuentren. Amén.

  1. Orar por el mundo

“Manténganse alerta y perseveren en oración por todos los santos”.

EFESIOS 6:18

Ejemplo:

Señor, arregla el mundo. Haz lo mejor para Tu reino y llena a Tu pueblo con compasión, fortaleza y buenas ideas para que podamos contribuir espiritualmente a nuestro mundo. Amén.

  1. Orar por tu necesidad

“No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias”.

FILIPENSES 4:6

Ejemplo:

Señor, Tú sabes lo que necesito antes que yo. Así que, dame lo que necesito hoy para poder enfocarme en ti y no en mis problemas. Y, en cuanto a las necesidades del mañana, confío en que Tú las proveerás. Amén.

  1. Orar por perdón

“Cuando estén orando, si tienen algo contra alguien, perdónenlo, para que también su Padre que está en el cielo les perdone a ustedes sus pecados”.

MARCOS 11:25

Ejemplo:

Padre, solo Tú conoces mis intenciones. Perdona a las personas que me han perjudicado, porque yo ya las perdoné. Padre, perdóname porque yo también cometí errores. Gracias por no tener en cuenta nuestros pecados. Amén.

  1. Orar por sanidad y protección

“¿Está enfermo alguno de ustedes? Haga llamar a los ancianos de la iglesia para que oren por él y lo unjan con aceite en el nombre del Señor”.

SANTIAGO 5:14

Ejemplo:

Señor, hay mucho sufrimiento en el mundo. Sana a los enfermos y restaura la vida y la paz de las almas cansadas. Protege nuestra mente y cuerpo, y danos tu fuerza para resistir la tentación y soportar las pruebas. Amén.

Estas ideas no son nuevas. Jesús las usó hace más de dos mil años al enseñar a sus discípulos a orar:

“Padre nuestro que estás en el cielo,
santificado sea tu nombre,
venga tu reino,
hágase tu voluntad en la tierra
como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan cotidiano.
Perdónanos nuestras deudas,
como también nosotros hemos perdonado a
nuestros deudores.
Y no nos dejes caer en tentación,
sino líbranos del maligno”.

MATEO 6:9-13

Para desarrollar un ritmo de oración, puedes crear una Lista de Oración en la Biblia App. Escoge algunas peticiones de esa lista y enfócate en ellas al orar. (Puedes invitar amigos a tus charlas con Dios compartiendo tus oraciones con ellos.)

En el futuro, puedes volver a esa lista y ver lo que Dios estuvo haciendo en tu vida durante ese tiempo.

Oremos

FacebookCompartir en Facebook

TwitterCompartir en Twitter

Correo electrónicoCompartir por correo electrónico

This post is also available in: Inglés Afrikáans Indonesio Alemán Filipino (Tagalo) Francés Italiano Holandés Portugués (Brasil) Rumano Ruso Japonés Chino (Simplificado) Chino (Tradicional) Coreano