Tres formas de ayudar a tus hijos a adaptarse a la nueva “rutina”

Madre e hija jugando en una tableta

Padres, no hagan enojar a sus hijos, sino críenlos según la disciplina e instrucción del Señor.

Efesios 6:4

Madre e hija riendo mientras usan una tableta

Si eres como muchos padres que conocemos, que intentan hacer malabarismos cada día: comidas, escuela, tedio de los hijos. Y al mismo tiempo, preocupado por el trabajo y el futuro. Debes saber una cosa: Estamos aquí para tí.

Sin importar la edad de tus hijos, tal vez tienen muchas preguntas sobre lo que está pasando. De la noche a la mañana sus rutinas normales diarias cambiaron. Lo mejor que podemos hacer por ellos en estos momentos es establecer una nueva “rutina”

Tres formas que pueden ayudarte con tus hijos a traves del día para ajustarse a la nueva rutina diaria:

  1. Pregunta a tus hijos qué están pensando. Luego escucha.

Si dicen cosas difíciles o problemáticas, no te asustes, ni reacciones con alarma. Tus hijos necesitan un lugar seguro donde hablar y la oportunidad de expresar sus pensamientos y sentimientos en sus propias palabras.

  1. Sé el ejemplo que deseas ver en tu casa.

Cuídate espiritualmente durante este tiempo, así podrás brindarles a tus hijos el apoyo emocional que necesitan. Aquí puedes encontrar paz y aliento para ti:

  1. Ora en un horario con tus hijos.

Orar es conversar con Dios, decirle lo que piensas y sientes, pedir lo que necesitas y agradecer (incluso por pequeñas victorias). Puedes orar en cualquier momento, hacerlo juntos por la mañana, a la hora de comer y al acostarte. Es una manera fácil de incorporar algo de rutina a cada día. Aquí hay un ejemplo sencillo:

Amado Jesús, gracias por nuestra familia. Ayúdanos a amarnos, cuidarnos y ser amables. Muéstranos cómo podemos amar a nuestros vecinos y amigos. Gracias. Amén.


¡Bono! Define claramente tus días.

Si tus hijos se han guiado por un horario cuando estás en el trabajo y ellos en la escuela o la guardería, los días pueden ser no muy claros cuando todos están en casa. Darle a cada día su propio tema puede ayudarte a formar una rutina, una estructura. Aquí algunos ejemplos:

  • Martes de Tacos: ¿No tienes los ingredientes? Has sándwich, estilo taco, doblados por la mitad.

  • Miércoles Loco: Usa medias que no coincidan. Escribe “receta” en Google, con una lista de todos los ingredientes que tengas, y prepárenla juntos.

  • Viernes Divertido: Jueguen juntos. Sean tontos. Hagan bromas. Vean películas o televisión. Hagan del viernes en la noche la Noche de Juegos Familiares.

  • Domingo Especial: Adoren a Dios. Vean un servicio religioso en línea. (Ahora, muchas iglesias tienen programación en línea para tus hijos). Vean un video en la Biblia App y hablen de ello.

FacebookCompartir en Facebook

TwitterCompartir en Twitter

Correo electrónicoCompartir por correo electrónico

This post is also available in: Inglés Afrikáans Indonesio Alemán Filipino (Tagalo) Francés Italiano Holandés Portugués (Brasil) Rumano Ruso Japonés Chino (Simplificado) Chino (Tradicional) Coreano